Entrevista a Sandra Vilajoana

publicado en: Comunicación corporativa | 0

Foto_SVilajoana

Sandra Vilajoana es profesora del Máster universitario de Comunicación corporativa, protocolo y eventos (UOC)

¿Hasta qué punto consideras a la comunicación corporativa, el protocolo y la organización de eventos estratégicamente relevantes en una organización?

Los considero esenciales, en tanto que la imagen que el público tiene de una organización se genera, principalmente, a través de su estrategia y acciones de comunicación. Como sucede con las personas, en una organización todo comunica, desde sus campañas de publicidad, los eventos que organiza, sus relaciones con la comunidad e incluso cualquiera de sus colaboradores actúa como portavoz de la organización cuando habla de ella. La comunicación corporativa es un concepto amplio que debe contemplar a los públicos internos de una organización y también a los externos e integra múltiples áreas de especialización al servicio de una estrategia global y coherente con sus principios y valores.

¿Cuáles son, en tu opinión, los principales retos a los que se enfrentan los profesionales de la comunicación corporativa en el contexto actual?

La multiplicidad de canales de comunicación plantea a los profesionales el reto de diseñar estrategias de comunicación corporativa, como apuntaba, globales pero, a su vez, cercanas, adaptadas a los nuevos medios. Hoy, la comunicación es más bidireccional que nunca. Los públicos disponen de más información y exigen a las organizaciones relaciones que les aporten valor, mensajes que reflejen autenticidad, implicación, transparencia… Desde un punto de vista más técnico o especializado, entre los retos a los que se enfrenta la comunicación corporativa destacaría la gestión e integración de los medios sociales en sus estrategias, el uso del big data, la apuesta por crear y comunicar su propio storytelling o el clásico reto de optimizar la medición del resultado de sus acciones.

¿Puedes describirnos, brevemente, tu experiencia profesional relacionada con la comunicación corporativa y la organización de eventos?

Mi experiencia profesional se ciñe a los años en los que trabajé en Weber Shandwick, la agencia multinacional líder, por aquel entonces, en el ámbito de las relaciones públicas. Trabajar en una gran agencia te permite la enriquecedora experiencia de colaborar con diferentes clientes, en mi caso, en su gran mayoría vinculados al ámbito de la salud y la alimentación. Del mismo modo, tuve la oportunidad de desarrollar estrategias de comunicación corporativa, participar en la organización de eventos y, también, en el diseño y desarrollo de diversas formaciones en materia de prevención y gestión de situaciones de crisis, formaciones de habilidades de comunicación y, también, de portavoces, algo esencial para optimizar la efectividad de la comunicación a todos los niveles.

¿Por qué escogiste estos ámbitos de la comunicación para desarrollar tu carrera profesional y cómo fue el inicio de esta actividad?

Inicialmente escogí el ámbito de la comunicación corporativa porque en él confluían los dos ámbitos que, previamente, habían centrado mi interés académico: la publicidad y las relaciones públicas y el periodismo. Siempre me ha apasionado la comunicación y cómo ésta resulta esencial en la percepción que terceras personas tienen de nosotros. Y lo mismo en el caso de empresas e instituciones. “Hacerlo bien y hacerlo saber” es una frase clave que recuerdo de la primera asignatura de relaciones públicas que cursé en la Facultad. Ya entonces me pareció fascinante dedicarme profesionalmente a ayudar a empresas e instituciones a visibilizar su buen hacer, a comunicar a sus públicos mensajes de interés y a establecer relaciones satisfactorias para ambas partes.

¿Qué proyecto o cliente te ha marcado más o recuerdas especialmente desde un punto de vista profesional?

Resulta difícil escoger uno pero, por diferentes motivos, guardo un especial recuerdo de un laboratorio farmacéutico para el que, desde la agencia, gestionábamos su imagen corporativa. Diseño y revisión de su estrategia, relaciones con los medios, presentaciones de resultados, eventos para potenciar las relaciones con la comunidad, formaciones diversas y, sobre todo, la organización anual del Premio Boehringer Ingelheim al Periodismo en Medicina. Organizar el acto de entrega del galardón, con la implicación del Ministerio de Sanidad, de un consejo de selección formado por científicos del más alto prestigio, de un ponente invitado, de los medios de comunicación interesados en cubrir un evento que galardonaba su propia labor en la divulgación de los avances científicos fue una de las experiencias más gratificantes que recuerdo de mi etapa profesional en este ámbito.

¿Qué consejos le darías a un profesional que quiera especializarse en el ámbito de la comunicación corporativa y la organización de eventos? ¿Consideras necesaria la especialización?

Sobre la base de mi experiencia, le recomendaría agudizar su inquietud y curiosidad por cualquier manifestación de la comunicación, en su sentido más amplio. Yo soy partidaria de disponer de una sólida formación inicial en comunicación, de carácter más transversal, complementada por una especialización posterior, cada vez más necesaria ante los nuevos retos que plantea la práctica profesional. Yo, en su día, opté por este modelo, y creo, sinceramente, que cobra incluso más sentido en la actualidad y no dudaría en recomendarlo.

Si te ha resultado interesante...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+

Dejar una opinión