Entrevista a Míriam Riera

publicado en: Quiénes somos | 0

foto-miriam_reduida_2015Míriam Riera es directora de la agencia Efectiva Comunicació y profesora colaboradora del Máster universitario de Comunicación corporativa, protocolo y eventos de la UOC.

¿Puedes describirnos, brevemente, tu trayectoria profesional relacionada con la organización de eventos?

Mientras estudiaba Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona empecé a trabajar en una asociación de empresarios comarcal. Allí, en el departamento de comunicación, empecé a colaborar en la organización de eventos de pequeño formato: ruedas de prensa, presentaciones, formaciones, encuentros de empresarios… fue mi primer contacto con este apasionante mundo.

Años después, trabajando en consultorías de comunicación y en distintos departamentos de la Generalitat de Cataluña, cada vez los eventos a organizar fueron más y de más embergadura. Recuerdo con especial cariño el emotivo homenaje al compositor Antoni Ros Marbà en el Auditori de Barcelona o los muchos eventos relacionados con el ámbito deportivo en los que he colaborado. Pero también en presentaciones, audiencias, celebraciones…

Actualmente, desde Efectiva Comunicació, la consultoria de comunicación y relaciones institucionals que encabezo, organizo y coordino eventos de todo tipo para empresas e instituciones. Desde la coordinación de mesas redondas y foros, hasta jornadas, premios, inauguraciones, actos de apertura y clausura, etcétera.

¿Hacia dónde crees que va el sector de los eventos? ¿Cuáles son los factores que están transformándolo?

Los eventos son cada vez más estratégicos y personalizados. Como en la comunicación, con los eventos perseguimos conseguir motivación y acción. Esto implica una mayor atención –análisis- a aquello que mueve a nuestros públicos objetivos –cada vez más segmentados- y agudizar la creatividad para hacer llegar el mensaje deseado y conseguir los objetivos marcados por el cliente.

Cada vez tenemos más claro que no todo vale, que debemos personalizar al máximo. Por suerte cada vez disponemos de más opciones en medios materiales y técnicos para conseguirlo. Lo que jamás debe cambiar es la existencia de unos objetivos definidos, un posicionamiento (mensaje) claro y una estrategia trabajada.

¿Para qué sirven los eventos a las empresas e instituciones?

Para informar, divulgar, reconocer, celebrar, commemorar, generar sentimiento de pertenencia… Las motivaciones para realizar un evento corporativo o institucional pueden ser múltiples. Pero sin duda el objetivo final és conseguir motivación y acción. Persuadir y convencer.

El contacto directo y sin filtros, la unicidad y especificidad de cada evento (aunque hablemos de eventos periódicos, cada uno es diferente), suponen una oportunidad única de conectar, motivar, influir y llevar a la acción.

Por eso los eventos son tan valiosos para las empresas. ¡Son una herramienta de comunicación y relaciones institucionales única!

¿Qué evento te ha marcado más o recuerdas especialmente desde un punto de vista profesional?

El concierto homenaje a Antoni Ros Marbà con motivo de su 70º aniversario, el 7 de septiembre de 2007, marcó un antes y un después en mi relación profesional con los eventos. Por su alcance, complejidad, porque era “un secreto” para el compositor y músico, por la necesidad de coordinación con los participantes, las instituciones, el Auditori… Pero también por la carga emocional que supuso. Además de un éxito, fue muy satisfactorio.

También las ceremonias de inauguración y clausura del Campeonato de Vela 470 celebrado en Barcelona en mayo de 2012, los primeros que organizaba desde mi propia empresa.

Pero, en realidad, son muchos los eventos de los que guardo buenos recuerdos. Difícil destacar unos pocos.

¿Qué conocimientos y competencias crees que debe tener un event planner?

Si una palabra debe definir a un event planner es la multidisciplinariedad. Debe tener conocimientos de muchos ámbitos y competencias diversas. Desde habilidades comunicativas a capacidad de organización y trabajo en equipo, estrategia… sin perder la capacidad ejecutiva.

Y por descontado, conocimiento de idiomas (por descontado el inglés), de comunicación, marketing, relaciones institucinales, protocolo y sobre organización, gestión y producción de eventos. Sin olvidar la necesaria experiencia, que con una base teórica sólida, es lo que nos hace crecer y mejorar cada dia.

Si te ha resultado interesante...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+

Dejar una opinión