Francisco López-Nieto habla sobre el protocolo

publicado en: General, Organización de eventos | 0

Elisenda Estanyol i Casals

Entrevista a Francisco López-Nieto y Mallo

El Dr. Franciscolopez-nieto López-Nieto y Mallo se licenció y doctoró en Derecho por la Universidad de Barcelona. Diplomado en Genealogía Heráldica y Nobiliaria y del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado, es Académico correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, y miembro de número de la Académie Belgo-Espagnole d’Histoire. Experto en protocolo, en su bibliografía figuran más de treinta obras y más de cincuenta estudios. Entre sus libros dedicados al protocolo destacan: Honores y protocolo, Manual de protocolo, La documentación del protocolo y Legislación del protocolo.

En el marco del Máster universitario de Comunicación corporativa, protocolo y eventos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), entrevistamos al Dr. Francisco López-Nieto y Mallo para conocer su visión del protocolo y los retos a los que se enfrentan los profesionales de esta actividad.
 
Elisenda Estanyol (E.E.): ¿Puede describirnos, brevemente, su trayectoria profesional relacionada con el protocolo?
 
Francisco López-Nieto y Mallo (F.L.M.): Podría decir que el protocolo ha formado siempre parte de mi vida. Ya cuando estudiaba el Bachillerato compré algunos libros que trataban de las formas educacionales vigentes en la época. Mucho más tarde, en los años 60, hube de redactar unos modestos apuntes sobre protocolo que expliqué a las alumnas de un curso de azafatas de Relaciones Públicas que yo diseñé y que se impartía en un centro de estudios que yo dirigía en Barcelona.
Llegada la democracia a España, la aparición de nuevas normas sobre precedencia de autoridades e instituciones y sobre cuestiones atinentes a la nueva estructura del Estado y sus símbolos me proporcionó la ocasión de publicar un libro que titulé Honores y protocolo, el libro celeste, como le llamaban en Andalucía por el color de su cubierta; apareció en 1985 y fue el primer libro sobre la materia con rigor académico y consistencia jurídica. El libro tuvo éxito: su segunda edición, que ya comprendía dos tomos y un total de 1880 páginas, fue presentada en Madrid en un acto presidido por el alcalde de la capital de España y la tercera edición lo fue en la sede de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. La cuarta edición se redujo a un tomo de 1300 páginas para ponerlo al alcance de mayor público y sigue siendo, a mi juicio, el libro más completo sobre la materia. Desde la aparición de esta obra he escrito cuatro libros más sobre protocolo, he dirigido dos másteres y he impartido un sinfín de clases y conferencias por distintos lugares de España.
 
E.E.: ¿Cómo describiría el protocolo oficial?
 
F.L.M.: El protocolo oficial es el conjunto de normas establecidas por la ley o la costumbre para que se cumpla el ceremonial de los actos públicos organizados por el Estado o una entidad de carácter público. Comprende, en esencia, la regulación de toda la materia de naturaleza simbólica (banderas y estandartes, heráldica, himnos y uniformes), de los honores a autoridades e instituciones (tratamientos, precedencia y honores militares), así como de la celebración de actos públicos solemnes en los ámbitos nacional, local y, en algún supuesto, en el internacional.
 
E.E.: ¿Qué diferencia el protocolo de las normas de etiqueta?
 
F.L.M.: El protocolo aparece regulado por una norma jurídica o consuetudinaria cuyo cumplimiento tiene carácter obligatorio. La etiqueta aparece impuesta por los usos sociales, cambiantes en el tiempo y en el lugar, no tiene carácter imperativo y su incumplimiento sólo puede acarrear una sanción social, y no siempre. Por supuesto, las normas de etiqueta han de ser tenidas en cuenta en la celebración de los actos sometidos a las normas de protocolo.
 
E.E.: ¿Qué papel juega el protocolo en la sociedad actual?
 
F.L.M.: El protocolo, cuando ha quedado consolidado por el trascurso del tiempo se incorpora a las tradiciones de los pueblos, que es preciso conservar, pues tales tradiciones forman parte de su patrimonio cultural, sobre todo en las naciones antiguas como lo es España; y el protocolo hace posible y suaviza las relaciones entre las personas, las instituciones y las naciones, especialmente en los momentos históricos en que se producen tensiones. Podríamos decir que el protocolo sirve para las naciones lo que la etiqueta para las personas.
 
E.E.: ¿Qué conocimientos y competencias cree que debe tener un profesional del protocolo?
 
F.L.M.: A mi entender, un buen profesional del protocolo debe poseer todos los conocimientos que integran las materias objeto del mismo y otras que le sirven de fundamento. Tales conocimientos se refieren a: las distinciones sociales generadas por el ejercicio de funciones en el sector público y en el sector privado y por la concurrencia de circunstancias personales que hacen distintos a los ciudadanos; la simbología que acompaña a las distinciones y los honores que les son inherentes, y la planificación, organización y ejecución de toda clase de actos y eventos. También les será muy útil conocer los usos del protocolo social o etiqueta vigentes en cada momento. En cuanto a su competencia, se deduce de lo dicho y se concreta en la redacción de los proyectos de actos que le encomienden los organizadores-anfitriones y la dirección de su ejecución, así como el asesoramiento sobre protocolo tanto a los organizadores como a las personas que deban protagonizar los actos con su asistencia.
 
E.E.: Un mensaje para los futuros profesionales…
 
F.L.M.: Mi consejo es bien simple: que adquieran el mayor conocimiento posible sobre todas las materias del protocolo, que sean profesionales auténticos, esto es, competentes, para que puedan defender sus decisiones con objetividad y contundencia, sobre todo, cuando la solución de un conflicto no sea única, lo que no será infrecuente. El grado de conocimientos que posean y su competencia profesional hará posible que la planificación y ejecución de los actos públicos que programen se acerquen al ideal de la perfección, al mismo tiempo que trasmitirán una imagen y un mensaje muy favorables de la institución a la que sirvan en las relaciones personales con autoridades y personalidades que con frecuencia se verán obligados a mantener. 
 
Para saber más:
López-Nieto y Mallo, F. (2012). Honores y protocolo. Madrid: El consultor de los ayuntamientos y juzgados S.A. 
López-Nieto y Mallo, F. (2003) Manual de protocolo. Barcelona: Ariel
López-Nieto y Mallo, F. (1998) La documentación del protocolo. Barcelona: Bayer Hnos. S.A.
López-Nieto y Mallo, F.  (1999) Legislación del protocolo. Madrid: S.L. – Dykinson  
Estanyol_Elisenda_UOC
Elisenda Estanyol i Casals

Profesora de Publicidad y Relaciones Públicas de la UOC

@EliEstanyol

Este artículo se publicó previamente en COMeIN – Número 60 (noviembre de 2016)

Si te ha resultado interesante...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+

Dejar una opinión