Cristina Puig, experta en Protocolo y directora de TFMs, nos explica cómo y por qué decidió dedicarse al Protocolo

«El protocolo, el arte de saber aplicar la diplomacia»

Crsitina Puig, experta en protocolo y directora de los trabajos finales de máster, nos explica en ese articulo el origen de su interés por esa disciplina y la visión que tiene del protocolo

Dra. Cristina Puig

Hará alrededor de 30 años cuando tuve un primer contacto con el protocolo y es que mi madre llevaba un lista “muy rara” siempre con ella. Una lista que empezaba nombrando al Rey de España y le seguían una serie de personas que no sabía quienes eran. “Menudo trabajo extraño tenía mi madre!”.

 

Años más tarde pude comprender que cualquier experto en protocolo llevaba esa “lista” siempre encima, bien en la cartera o en la cabeza. La Ley de Precedencias del Estado es la norma básica en nuestra profesión.

 

El mundo del protocolo me enganchó desde el primer momento que lo pude comprender, que pude entender su aplicación y su utilidad. Algunos opinan que el protocolo ha pasado de moda y que está obsoleto y es que no tratamos con reyes ni presidentes de un gobierno cada día, sin embargo no son conscientes de que utilizamos el protocolo en cualquier momento de día. En una comida de trabajo utilizamos el protocolo por intereses y no por afinidad. En una reunión se aplica el protocolo para llevar un orden y por respeto a los demás; incluso en casa utilizamos protocolo durante una comida familiar.

 

Esta técnica también es utilizada en empresas para llevar a cabo una buena organización tanto interna como externa, para poner en práctica las campañas de publicidad y que resulten más exitosas. Y es que el protocolo es un pilar fundamental en nuestras vidas, en cualquier carrera se debería estudiar las líneas básicas del protocolo, cualquier profesional debería tener nociones de protocolo pues los estudiantes de hoy son los líderes del futuro; unos líderes que respeten sus turnos, que utilicen técnicas de oratoria y diplomáticas a la hora de tratar con sus homólogos, líderes que sean respetados como tales y que sepan escuchar y atender como se merece a la persona que tienen delante, pues muchos de los actuales líderes han olvidado estas normas tan básicas de la vida.

 

Y si hablamos de líderes y de protocolo, uno de los ejemplos más claros es el de la ONU, la cual tiene como objetivos la cooperación internacional y el fomento de relaciones de amistad entre los países para mantener la paz y la seguridad internacional, siguiendo, eso sí, el principio de igualdad de todos los estados ante la ley.

En momentos de conflicto, el papel del gabinete de protocolo de esta organización intergubernamental es fundamental, pues la diplomacia es el arte de las buenas relaciones entre los Estados. Si no hay entendimiento en lo relacionado con los códigos de conducta aceptados y el ceremonial podrían producirse malentendidos y cometerse errores involuntarios en el trato con oficiales de alto nivel. Por ello, el Servicio de Protocolo y Enlace de la ONU aplica un conjunto de normas uniformes y conocidas y códigos de conducta que rigen en las ceremonias, las reuniones y los foros diplomáticos en los que participan los gobiernos y sus representantes.

 

Una técnica capaz de apaciguar los egos de los líderes de los diferentes países […] pera llegar a un acuerdo o firmar un documento de paz.

Al fin y al cabo, el protocolo internacional y la diplomacia son imprescindibles para cualquier país, ya que marcan su imagen frente al mundo. Una técnica capaz de apaciguar los egos de los líderes de los diferentes países y es, gracias al protocolo, que actualmente se pueden sentar todos en una misma mesa para llegar a un acuerdo o firmar un documento de paz. Es el gabinete de protocolo que hace posible que la soberbia de muchos mandatarios desaparezca y pueda existir un ambiente más tranquilo. A lo largo de la historia se han dado muchos casos de conflicto a raíz del protocolo, es decir, reyes o dirigentes que querían ocupar el sitio que pertenecía a otros o que se han adelantado en un parlamento. Gracias a esta técnica aquí descrita, no ha llegado a estallar una guerra por este tipo de motivos. Como dijo Shakespeare “más batallas se han ganado con la sonrisa que con la espada”.

 

El protocolo, al ser el arte de saber aplicar la diplomacia, ayuda en todos aquellos conflictos considerados como internacionales. Bien puede ser la Segunda Guerra Mundial en su día o el conflicto entre Ruanda y Burundi en la época de los 90.

Hasta aquí unas nociones de protocolo internacional que nos pueden ayudar a reflexionar sobre la ciencia de las buenas relaciones.

La Dra. Cristina Puig es directora de Trabajos Finales de Máster del Máster universitario de Comunicación Corporativa, Protocolo y Eventos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Dejar una opinión