Entrevista a Eva Calvet, profesora colaboradora de la asignatura de Comunicación de Riesgo y Crisis del Máster

Hoy entrevistamos a Eva Clavet, licenciada en Comunicación Audiovisual. Su carrera como profesional de la comunicación empezó en los medios de comunicación como la radio y la televisión. Actualmente es la directora de marketing de Òmnium Cutlural así como profesora colaboradora del Máster en Comunicación Corporativa, Protocolo y Eventos de la UOC. Concretamente, en la asignatura de Comunicación de Riesgo y Crisis.

Eva Calvet, profesora colaboradora de la asignatura de Comunicación de Riesgo y Crisis
 
-¿Qué te llevo a entrar en el mundo de la comunicación? ¿Y más concretamente a la comunicación política?

Creo que como a muchos periodistas, llegó después de pasar por unos años trabajando en los medios de comunicación. Tuve la suerte de iniciar mi carrera en la radio –donde trabajaba al servicio de informativos cubriendo, entre otras, información política – y de ahí, hice un salto a la televisión y algunas colaboraciones en prensa escrita. Eso me permitió tener una panorámica de los medios muy útil, antes de decidir “saltar la barrera” y probar suerte en el ámbito de la comunicación institucional y política. Cuando surgió la oportunidad, me pareció interesante poder explicar determinados mensajes des de otro punto de vista, es decir, ser el emisor de la información que recogen los medios.

 

La comunicación política es entender que hay muchos factores que entran en juego en el momento de decodificar un mensaje.

 

 

 

-¿Qué dirías que es lo más relevante que has aprendido del mundo de la comunicación trabajando como jefa de prensa de la Presidencia del Parlament?

Diría que uno de los principales aprendizajes que adquirí fue la importancia de aquello que no tiene que ver estrictamente con el mensaje. Es decir, como jefa de prensa volcaba mis esfuerzos en el discurso, para hacerlo atractivo y comprensible, pero esto no era suficiente. La puesta en escena, el lugar escogido, también explica cosas. La ropa que te pones, así como la actitud que tenemos delante las cameras, si estamos tranquilos o enfadados. Y también el contexto político: que pasa y como te ven los demás actores del juego. Por lo tanto, vi que la comunicación política es entender que hay muchos factores que entran en juego en el momento de decodificar un mensaje. No tener en cuenta estos detalles te puede generar problemas.

 
-¿Como directora de márketing de Òmnium Cultural, y teniendo en cuenta los hechos de los últimos de los últimos años, ¿cuáles son los momentos que han representado un reto mayor a nivel de comunicación?

Trabajo en Òmnium Cultural des del 2011, donde empecé a ejercer como directora de comunicación pocos meses después de la gran manifestación en Barcelona por los recortes del Estatuto de Catalunya. Por lo tanto, prácticamente he vivido todo lo coloquialmente y en el ámbito de los medios de comunicación conocido como el “procés”. Así pues, contestaría diciendo todas las grandes manifestaciones ciudadanas que se han llevado a cabo, y también las campañas de sensibilización. Por otro lado, y como directora de márketing, el repto ingente de intentar conseguir en máximo número de asociados a la entidad, fidelizarlos y trabajar en campañas de captación de fondos.

 

Hay un elemento esencial que, por evidente que parezca, muchas veces se obvia: intentar prevenir la crisis (…) Parte de los problemas vienen precisamente de esta resistencia o falta de visión

-Finalmente, ¿cuál es la clave, según tu experiencia, para resolver una situación de crisis en una empresa/entidad?

De entrada, hay un elemento esencial que, por evidente que parezca, muchas veces se obvia: intentar prevenir la crisis. Todo lo que hacemos antes, el que conocemos como comunicación de riesgo, nos puede ahorrar muchos dolores de cabeza: hablar con los actores afectados, transmitir bien el mensaje i hacerlo llegar a través de las vías indicadas. Si la crisis acaba resultando inevitable, creo que es fundamental saberlo reconocerla des de la dirección de la empresa o de la entidad para poder organizarse rápidamente. Parte de los problemas vienen precisamente de esta resistencia o falta de visión; el tiempo es oro. A partir de aquí, otra vez es importante afinar en el qué (mensaje), el quién (portavoz) y el cómo (las herramientas).

 

 

 

Dejar una opinión