Necesidades digitales manifestadas ante la COVID-19: nuevos horizontes empresariales

publicado en: Actualidad | 0

Fotografía de Ana Sanz La situación actual derivada de la COVID-19 ha provocado que el sector de organización de eventos se adapte a nuevas circunstancias, dando lugar a cambios en el modelo de mercado. Así, por ejemplo, se adoptan experiencias digitales, en las que prima mantener la atención del público, para suplir las “carencias” de la no presencialidad y se debe reforzar, por tanto y para ello, el factor creativo de los mismos.

El mundo digital, a pesar de estar en el 2020, a la vez que abre un mundo de nuevas posibilidades en la producción de eventos (hasta ahora no explotadas), genera inquietud y grandes esfuerzos por parte, no solo de los productores de eventos, sino también por los participantes en los mismos. De hecho, en nuestro público objetivo deberemos tener presente la relación con lo virtual, sus propias posibilidades, habilidades con las TICs, etc. 

Por lo que respecta a la creatividad, supone otro factor/punto de refuerzo e incluso un dilema en la producción de eventos virtuales o híbridos que se resolverá, suponemos, con la experiencia. 

La mayoría de las adaptaciones realizadas durante todos estos meses de pandemia han resaltado la complicación de muchos en la adopción de estrategias virtuales, es más, en pocas ocasiones las celebraciones han apostado por herramientas 3D, avatares… que hagan sentir al público “100 %” como si de un evento presencial se tratara. ¿Puede el mundo digital poner en peligro el prestigio y la espectacularidad de un evento conseguida antes en un acto presencial? 

Lo anterior nos lleva a pensar que es importante mantener el toque presencial dentro de lo digital, aprovechar las actualizaciones de las herramientas TICs, pero sin perder de vista al público, que quiere “vivir” el evento, y al participante, facilitándole las ansiadas sinergias empresariales y búsqueda del beneficio. 

Esta combinación es sumamente valiosa, ya que planteará nuevas oportunidades de mercado y se convertirá en una herramienta comunicativa más dentro de organizaciones. Por ejemplo, en el ámbito de la comunicación interna y eventos de menor magnitud, se podrá incluso reducir la inversión destinada gracias a: reuniones, encuentros networking de forma online, etc, que nos permitirán  afianzar la identidad corporativa entre trabajadores, conmemorar aniversarios o logros, entre otros.

 

Ana Sanz Bocos, estudiante del Máster universitario de Comunicación corporativa, Protocolo y Eventos.

Dejar una opinión